Los grandes olvidados en los conflictos armados

La angustia y la incertidumbre de los olvidados en los conflictos que nunca terminan, o que en ocasiones parece que no interesa que dichos contingentes terminen, al menos de forma coherente.

conflictos armados

En todos los siglos de la historia humana, han existido siempre conflictos armados, desde bloqueos, pasando por guerras civiles y revoluciones, hasta invasiones y guerras mundiales.

Todos ellos, de una forma u otra siempre terminan con unos más ricos o con acuerdos muy rentables para algunos, y con la muerte o la pobreza absoluta para el resto. Estos últimos, siempre son los más débiles, a los que les toca pagar el precio de los errores de otros, que seguro terminarán siendo tan vulnerables que perderán el derecho incluso a vivir con una mínima dignidad y que sin que sean respetando sus derechos humanos.

Si nos centramos en algunos que han sido noticias en los últimos días, aunque quizás en pocos días ni se acordarán de ninguno de ellos, como suele ocurrir normalmente, podemos ver que como salía en todos los medios de prensa la situación de opresión vivida una vez más por la ciudadanía en Cuba, sin respuesta por parte del resto del mundo, incluido el Español, debido a la gran cantidad de intereses económicos existentes en la isla. Un poco de humo, para que luego con un poco de «aire fresco» se disipe y no se vuelva a hablar más del tema, aunque dicho régimen siga con los mismos métodos de opresión y saltándose hasta sus propias leyes para adaptarlas a sus intereses.

Conflictos del siglo XX

Si nos centramos en otro conflicto armado que lleva más de 20 años, como es el de Afganistán, allí se desplazaron a miles de soldados, armamento, y se gastaron miles de millones en mantener las infraestructuras y al personal de dicho contingente faraónico, el cual poco a poco le ha dado esperanzas a una población que después de cientos de enfrentamientos en el pasado con otros países como fue la antigua Unión Soviética o con otros vecinos como Irán, Pakistán y Uzbekistán, encontraban un ligero sueño de cambio y que cosas impensable podían ocurrir; como era el caso de que las mujeres podían estudiar y hasta salir de casa a pasear o de compras. La nueva generación, ya no vivía en el pasado, de echo no lo había conocido.

Pero de la noche a la mañana, o cuando dejó de interesar a una de las grandes potencias mundiales, sin dar alternativa al pueblo afgano de poder abandonar el país por sus propios medios por corredores humanitarios o con ayuda de los distintos países que tenían presencia militar allí, ya que desde el mes de mayo que empezó el repliegue de tropas por parte de Estados Unidos, avisado por Joe Biden un mes antes, y anunciada con anterioridad por su predecesor Donald Trump en febrero de 2020, han tenido tiempo de sobra.

Pero el presidente de Afganistán, si ha tenido tiempo de sobra para sacar a sus «más cercanos», así como su fortuna personal. Ahora el país, se ha encontrado con un retroceso a la época medieval y sin un resquicio para recibir ayuda de ningún tipo.

De verdad, ¿este es el mundo que queremos dejar a nuestros hijos?

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.